Dj McFly! : Yo fui un chico del futuro.

-¿Cuál ha sido tu trayectoria como residente en el Depo?

Desde que tenía unos 12 años empecé a comprar discos de un modo enfermizo y sobre los 17 adquirí un horrible equipo para poder practicar en casa, no aprendí mucho la verdad aunque tenía claro que lo que quería sí o sí era pinchar discos. En el Depo estuve activo como dj residente desde el 2005 hasta el 2012, año en el que decidí dar un giro radical hacia la música techno. En ese intervalo de años la plataforma del Depo hizo de trampolín para representar al local en muchas sesiones en distintos clubs del ámbito nacional. Fui uno de los djs de cabecera del Let’s Festival, escudero y hombre de confianza de Monamí y en varias ocasiones rescaté el proyecto Depotronic acercando la electrónica al público de la ciudad.

Siempre he dicho que los que hemos acabado en el Depo es porque veníamos huyendo de la norma, si tenías unas ciertas inquietudes distintas al resto tarde o temprano por una cosa o por otra acabarías abriendo esa enorme puerta. Además si eras poseedor de una fuerte inquietud musical acabarías entrando en la cabina, poniendo discos por hobbie y escarvando en esa gran colección de discos, desde ese punto todo dependería de ti,  si lo querías convertir en algo serio. El Depo en ese sentido ha formado a muchos djs aprendiendo a mezclar insitu delante de una clientela muy exigente con los oídos muy abiertos a los que nos les vale cualquier cosa.

29500_402604276763_6715119_n

-¿Qué estilo musical pinchabas preponderantemente en el Depo?

Inicialmente siempre quise desarrollarme como dj de electrónica, pero después de unos años de saturación y de varios hypes que azotaron con fuerza la primera mitad de los 2000s el público estaba muy cansado y realmente el Depo tenía una tradición arraigada a la música alternativa, así que no era el local para apostar en ese momento por esos ritmos, debería ser paciente y esperar a que llegara mi momento. Teniendo claro esto tiré de todo mi background musical que contemplaba todos los clásicos del indie y el rock y sin estar anclado en el pasado, aposté por una nueva ola de bandas que miraban abiertamente a la pista de baile desde los ritmos analógicos manuales basados en las guitarras con un transfondo pop, incluso funk. La eclosión en el 2005 de grupos como LCD Sounsystem, Soulwax, !!! o Franz Ferdinand que le hacían giños al p-funk, la música disco y el postpunk y de djs como Erol Alkan o The Glimmers fueron un soplo de aire fresco, donde el eclecticismo estilístico y festivo, el buscar la novedad ajena a la moda y encontrar esas caras B raras nutrió mis sesiones al poder de pinchar música de baile, que además podía mezclar con mis bandas favoritas como New Order, Underworld o Primal Scream sin necesidad de tirar de una música electrónica obvia creada para ese fin y que no iría mas allá de la moda del momento.

-¿Qué diferencia al Depo de otros lugares donde hayas pinchado?

Una de las cosas que siempre he valorado del Depo ha sido la fuerte conexión entre generaciones, allí dentro la edad no existe. Los más mayores han traspasado su legado y experiencias a las nuevas generaciones que iban entrando, así una y otra vez desde los 80s hasta el presente. Considero que es algo bonito y positivo que no creo que haya pasado en más sitios, al menos que yo conozca. Todo va mas allá de la edad, esa conexión es posible porque ha ido más relacionado con el tipo de personas que lo han frecuentado que sean quienes sean han tenido una misma forma de pensar. Y todo esto se ve en el público que ha asistido todos estos años a este oasis de extrarradio el cual no ha necesitado Barcelona para estar a la moda y es lo que ha marcado la diferencia.

561228_10151489984835188_251372677_n

-¿Puedes contarnos alguna anécdota ocurrida en el Depo durante tus sesiones?

Durante una época, muy al principio de empezar como discjockey, tenía un magnetismo extraño con los componentes electrógenos de los clubs en los que pinchaba. Por causas ajenas a mi voluntad siempre que pinchaba el primer disco pasaba algo y por lo general se iba la luz o el sonido: Razzmatazz, City Hall y Salamandra fueron afectados de mis superpoderes y el Depo no fue menos.
 Un sábado de agosto de no me acuerdo que año en mitad de la sesión, cuando todo estaba funcionando a pleno rendimiento con la gente muy animada (de cuando la gente bailaba y se dejaba sorprender) de un momento a otro en toda la calle Santa Ana se fue la luz. Era una noche que hacía mucho calor y pasado un rato dentro del Depo sin aire acondicionado ya no se podía estar. La cosa se puso al rojo vivo, así que los clientes enfadados decidieron irse o peor, quedarse en la calle a armar follón con copa en mano. Pasada una hora se reanudó el suministro eléctrico y empecé la sesión de nuevo para los pocos que habían aguantado, un drama. 
Al final y mirando en perspectiva estas putadas del destino son las que te educan y hacen mantenerte frío sin perder los nervios a la hora de desarrollar este noble y perdido arte que supone poner música para otros. Menuda mili.

-¿Puedes listarnos algunos temas que consideres clásicos del local?

New Order – Regret


Stone Roses – Fools Gold


Chemical Brothers – Morning Lemon


St Etienne – Snowplough


The Jesus and Mary Chain – Cracking Up


The Church – Reptile

UV Pop – Serious


Neu! -Fur Immer


Sonic Youth – 100%


The Velvet Underground – I’m Waiting For The Man

 

- Nombra algún tema que hayas puesto en circulación en tus sesiones del Depo y de los que te sientas orgulloso:

 

Soulwax – Any Minute Now

Primal Scream – City


Black Rebel Motorcycle Club – Ain’t No Easy Way


In Flagranti – Business Acumen

The Horrors – Moving Further Away


LCD Soundsystem – Beat Connection (Disco Dub Version)

The Clash – Mustapha Dance (Rock the Casbah)


!!! – Me and Giuliani Down by the School Yard (A True Story)


Dave Dozy Beaky Mick and Tich – Hold Tight

Nathan Fake – The Sky Was Pink (James Holden remix)